Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.Para más información pulse aqui. aceptar

Productos Gourmet

Productos Gourmet Hay 8 productos.

Subcategories

  • Aceite Virgen Extra

    ACEITE VIRGEN EXTRA

    La riqueza olivarera de la zona de Aragón queda demostrada en sus magníficos árboles de vida milenaria. De los más antiguos de España, introducidos ya en la por la dominación romana, fue un acierto para la definitiva implantación de este árbol el estímulo con que los regidores de Aragón premiaban su cultivo con Real de Vellón que cada ayuntamiento estaba obligado a pagar por “planzón” al año de la plantada, una vez tomado. De este modo paulatinamente fueron cubriéndose de frondosos olivares serranías y llanos en la zona que el suelo y los propios agentes atmosféricos limitaron, por exigencias del arbolado y provecho del cultivador, los que producen hoy, una cosecha media anual de ocho millones de kilogramos. Se utilizaban por entonces molinos árabes con tracción animal para la extracción del aceite y prensas de viga movidas a brazo para despachar la cosecha, hasta que hacia 1866 los franceses aportaron nuevas técnicas de fabricación y los aceites dejan de ser turbios y ácidos.

    La principal característica del aceite arbequina es que es un aceite dulce, es decir, no tiene ningún regusto amargo. Algún aceite de arbequina puede picar en garganta, indicando simplemente que es fresco. En general, el aceite arbequina es el adecuado para quien busca un aceite de oliva virgen extra de sabor suave.

    Otra característica del aceite arbequina es que suele ser bastante aromático, dando aromas frutados, de plátano, manzana. Los aceites arbequinos maduros suelen recordar a las papillas de frutas de los niños pequeños. Este aroma es debido al alto porcentaje de ácidos poliinsaturados que suelen contener..

    El aceite arbequina, como el resto de los aceites de oliva, tiene un alto porcentaje de ácido oleico, con lo que contribuye a reducir el colesterol malo (LDL) y aumentar el bueno (HDL).

    También hay que indicar que el aceite arbequina tiene valores de polifenoles ligeramente inferiores al resto de variedades. Por eso, las personas que consuman aceite de oliva con el objetivo de mejorar su salud cardiovascular, deberían consumir otras variedades, tales como la picual o la manzanilla.

  • Chocolates

    CHOCOLATES

    Blanco, negro y con leche. Así es como tradicionalmente hemos conocido uno de los alimentos más apetecibles. Adictivos incluso para algunos. El chocolate comenzó siendo una bebida que mayas y aztecas reconocían como un regalo de sus dioses, moneda de cambio y delicatessen reservada a sus élites.

    Cristóbal Colón fue el primer europeo en probarlo, pero fue Hernán Cortés quien llevó al viejo continente el fruto del cacao que, entonces, se preparaba como una bebida fuerte. Los aztecas tostaban y molían las semillas, las mezclaban con agua y especias (guindilla, canela, pimienta o vainilla) y engullían ese líquido amargo.

    En Europa los monjes fueron unos de los primeros maestros chocolateros y, con los años y su progresiva introducción en los distintos países, aquellas bebida amarga evolucionó hacia lo que hoy reconocemos como chocolate: tabletas más o menos dulces que se funden en la boca.

    El chocolate, ¿bueno o malo para la salud?

    Como todos los alimentos, en su medida el chocolate es un producto muy interesante. Sus flavonoides dan al chocolate y al cacao propiedades antioxidantes y facilitan el flujo de la sangre. Y la presencia de polifenoles también tiene efectos cardiosaludables.

     

    Se considera chocolate negro a la pasta de cacao que se mezcla solo con azúcar (y, puede, que con otros aromatizantes e ingredientes). A mayor cantidad de cacao, más saludable (Sánchez recuerda que existen chocolates negros con menos del 50% de cacao, por lo que el resto es azúcar).

    A mayor cantidad de cacao, más saludable es el chocolate

    El chocolate con leche, como su nombre indica, está formado por pasta de cacao, manteca de cacao, azúcar (o similares) y leche. Como el chocolate negro, existen chocolates con leche con distintas proporciones de cacao/azúcar/manteca de cacao.

    Y el chocolate blanco… realmente no es chocolate, porque no lleva pasta de cacao, el ingrediente básico para poder denominar algo como ‘chocolate’. Se trata de una combinación de manteca de cacao, azúcar y materias sólidas de la leche y es el más dulce y rico en grasas de los tres tipos de chocolate, pero para ciertas combinaciones resulta sorprendentemente agradable.

     

  • Conservas de Cerdo

    CONSERVAS DE CERDO

    Desde siempre, en invierno, la matanza del cerdo suponía una ayuda importante para la economía doméstica, al menos, en la mayoría de casas de mi pueblo, la economía  domestica estaba basada en la autosuficiencia. El corral era un punto clave de abastecimiento,  conejos, pollos, huevos de las gallinas, patos, pavos, cerdos….estos durante todo el año, pero el recurso principal era la matanza del cerdo, suponía  y supone mucho trabajo pero te llena la despensa:  morcilla, embutidos: chorizo, salchichón, longaniza, sobrasada, lomo embuchado, los perniles (el jamón del cerdo), y como no,  la conserva.

    La conserva se hace con las costillas, el lomo y las longanizas que hemos hecho con la carne del cerdo, después de estar en salmuera y oreada unos días,  se corta y se fríe. Se puede añadir igualmente al aceite unas hojas de laurel y una cabeza de ajos si es del gusto el toque que dá.

    Una vez frita se deja enfriar en un cestillo y cuando esta fría,  al día siguiente se pone en una tinaja con aceite y así se conserva todo el año. Antiguamente,  la familia que no tenía posibilidad de conseguir el aceite, derritiá las mantecas del cerdo con las que que freían los trozos de conserva. Le daban  a la manteca el uso del aceite.

    Tradicionalmente la conserva se empezaba a comer en la  época de la siega. Cuando se trillaba con el trillo que era una labor realmente dura. Los hombres estaban en la era todo el dia. Cuando era la hora del almuerzo, comida y merienda, las mujeres ataviadas con sombrero de ala grande acudían a la era con la cesta de mimbre y manteles  donde se disponía la conserva, tortilla de patata, pimientos fritos y tajada blanca que salia de los blancos del cerdo; una comida exquisita y para los hombres que trabajaban duro en la era trillando, amontonando la parva y mas tarde ablentando y replegando el grano y la paja,  era la comida perfecta. 

     

    Hoy en día es un lujo de plato, por su calidad y sabor encaja para cualquier momento en el que uno se quiera dar un gustazo.

  • Embutidos

    EMBUTIDOS DE CERDO Y CIERVO

    En Aragón la matanza o “matacía” del cerdo ha sido una de las tradiciones familiares más arraigadas. Aunque la sociedad de hoy, sobre todo la urbana, ya no contempla ciertas prácticas y los hábitos de consumo han cambiado mucho, todavía hay hogares en Aragón que la mantienen. Quizá ha cambiado la forma de ejecución, pero el objetivo es el mismo: llenar la despensa de las familias después de un día intenso de trabajo en convivencia. Se aplican entonces antiguos procesos y fórmulas caseras, con herramientas reconocibles que no faltaban en ningún hogar, para aprovechar cada una de las partes de un animal del que se dice que no hay nada malo. Salen lomos, chorizos, longanizas, morcillas, etc.

    En realidad la matacía comenzaba con la compra del cerdo. Porque aunque había quien adquiría el animal ya crecido, con el tamaño y el peso justo para ser sacrificado, otras muchas familias preferían criarlo. Compraban su cerdo en las ferias de primavera, todavía en forma de lechón. Así no sólo se ahorraban un dinero, sino que podían controlar la alimentación y el proceso de engorde de lo que se iban a comer.

    En el pasado había otras cosas a tener en cuenta antes de la matacía. Era importante apalabrar al matachín, ya que matar y despedazar adecuadamente a un cerdo de considerable tamaño nunca ha resultado fácil y, en cierta forma, “tiene su arte”. Además había que avisar al Ayuntamiento, pues lo normal era pagar un impuesto de pesos y medidas.

    Lo habitual hoy en día es estar obligado a hacerlo en un matadero, con personas y material preparados para ello. Se impone la sanidad alimentaria, aunque hace muchos años que en las matacías tradicionales se daba cuenta al veterinario de la carne con muestras de partes escogidas. “La prueba” era otro paso convertido en costumbre. De hecho, el veredicto del facultativo, generalmente al mediodía, era el paso previo a empezar a comerse las primeras piezas del cerdo.

    Porque antes todo el proceso se hacía en las casas. O entre el corral y la vivienda. La jornada se preparaba con esmero ya que era una fiesta para toda la familia, incluso un momento para el reencuentro. Entre todos ponían los elementos indispensables, desde el banco de madera o la artesa para el sacrificio y limpieza del animal hasta la capoladora, el pan o las especias para la elaboración de la carne.

    Una vez que el tocino muere desangrado, con la sangre puesta a buen recaudo para hacer morcillas, hay que limpiar su piel de pelo para empezar a descuartizarlo. La costumbre es usar aliagas para quemarlo primero y agua caliente y piedra “tosca” para limpiarlo después. Las vísceras es lo primero que se extrae del animal. También es lo que se va a comer antes. Las tripas, bien lavadas durante la mañana, servirán luego para embutir chorizos y longanizas. No se desaprovecha nada.

    Cuando está todo cortado y clasificado, tapado con trapos en cestas o sobre cañizos en los que se airean las grandes piezas, toca comer. Es el momento de la típica “sartenada”, cuando se fríen ya las vísceras y otros trozos de carne del cerdo que acaba de morir. Es tiempo de comentar lo ocurrido durante la mañana y comenzar a organizar el “mondongo”.

    Mondongo” se le llama a la carne que se va a transformar en embutido. Se pica, se mezcla con especias señaladas en los barreños y, mediante una herramienta tan especial como definida, se introduce esa mezcla en las tripas limpiadas antes. Es un proceso lento y cuidadoso, que acaba colgando las ristras en un lugar en el que corra el frío aire del invierno, generalmente el granero, para que los embutidos se curen.

  • Especias Gourmet

    ESPECIAS GOURMET

    Las especias han tenido siempre un papel muy importante en la alimentación de los seres humanos, se han utilizado tanto para conservar como para sazonar alimentos.

    Las especias son sustancias de origen vegetal que se utilizan para sazonar y conservar los alimentos. Tienen una gran capacidad aromatizante, por lo que suelen usarse en pequeñas cantidades, y pueden mezclarse entre sí para conseguir diferentes combinaciones. La mayoría provienen de Asia, aunque también hay algunas originarias del Mediterráneo y de América.

    Azafrán, pimienta, pimentón, cardamomo, clavo, orégano, nuez mosca y canela son alguna de las especias más consumidas en el mundo.

    Las grandes civilizaciones de la Edad Antigua también usaron las especias de diversas maneras: los egipcios las utilizaban como condimento, pero también como cosméticos e incluso en lociones relacionadas con el embalsamamiento.

    Griegos y romanos usaban las especias en medicina, en la cocina y en algunas celebraciones religiosas.

    En la Edad Media se nota un descenso en el uso de las especias en la cocina europea, mientras que los árabes destacan por el uso y conocimiento de estos productos.

    También las especias han tenido un papel relevante en la elaboración de salsas, cuyas primeras referencias encontramos en la época medieval.

    En los siglos XVIII y XIX comenzó la fabricación de las primeras salsas industriales, en las que las especias jugaron un papel destacado para obtener diferentes sabores y para diferenciarse de las la competencia.

    El comercio de las especias suponía riqueza y poder. Por ello, ha sido uno de las tareas a las que más se han dedicado todas las sociedades, y muy especialmente las que se desarrollaron a ambas orillas del Mediterráneo.

    Los egipcios fueron los primeros en buscar la ruta hacia Oriente, pero fueron los fenicios los primeros en constituir un mercado de especias y establecieron la conocida como “Ruta de las Especias”.

    Este pueblo, eminentemente navegante, tuvo durante mucho tiempo el monopolio de este comercio, puesto que eran los únicos que conocían la procedencia exacta de las especias y no compartían el secreto con nadie.

    Posteriormente, los romanos establecieron una ruta anual desde la costa oriental de Egipto hasta las islas Molucas.

    Esta ruta partía en abril y regresaba en octubre, para aprovechar los monzones. También utilizaron una vía terrestre, la Ruta de la Seda, para comerciar con las especias.

    La caída del Imperio Romano de Occidente y la conquista de Alejandría por el Islam propiciaron un declive en el comercio de las especias por parte de los europeos, actividad que comenzó a recuperarse con las Cruzadas.

    Hay que subrayar el papel de Génova y Venecia, que deben gran parte de su prosperidad en esta época al comercio de estos productos.

    Siempre se ha contado que Colón descubrió América gracias a las especias. Y es cierto. Cristóbal Colón buscaba una ruta alternativa para llegar a las Indias y no depender de las caravanas que cruzaban Asia.

    Pero no sólo descubrió la ruta alternativa, también un nuevo continente, nuevos alimentos –como la patata o el tomate- y nuevas especias –como la pimienta inglesa o la vainilla-.

    Por su parte, los portugueses, buscando también una alternativa al Mediterráneo bordearon África, descubriendo en el camino varias especias desconocidas.

    Actualmente, es fácil encontrar un gran número de especias en todos los rincones del planeta y disfrutar de ellas para aromatizar nuestros platos.

  • Mermeladas

    MERMELADAS

    No se puede hablar sobre la mermelada sin hacer especial mención a uno de los métodos más antiguos que se conocen hoy día para conservar alimentos que en el caso de las frutas consistió en mezclarlas con miel. Este proceso fue desarrollado por los Romanos a través del cual consiguieron elaborar una sustancia similar a la mermelada básicamente se trataba de añadir a la fruta un peso equivalente en miel y cocinarla hasta obtener la consistencia deseada.

    Posteriormente los árabes introdujeron el uso del azúcar en Europa. Al igual que los romanos, incorporaban a la fruta su mismo peso en azúcar y luego llevaban a cabo el cocinado hasta que la densidad fuese la adecuada. Tal fue el éxito este alimento que las mermeladas ya son mencionadas en libros de cocina en la antigua Roma.

    Existen mermeladas de prácticamente todos los tipos de frutas: frambuesas, cereza, naranja, frutas del bosque, ciruelas, higos, fresas y un sinfín de frutas más. Aunque la fruta es el componente básico, algunas mermeladas también se pueden elaborar con hortalizas, como el tomate y la zanahoria, o vino.

     

    La mermelada hecha de fruta, en la que la pulpa se cuece con azúcar o miel.

    Su preparación mas simple se hace con frutas troceadas y trituradas, para después agregarles un peso igual o mayor de azúcar. Antes de cocerlas, las frutas se mantienen 12 horas en maceración con el azúcar a fin de que suelten sus jugos.

    Después de la cocción, en la que además del azúcar se pueden añadir ácidos y pectinas, la fruta queda reducida a una especie de puré, que en algunos casos puede contener pequeños trozos visibles de fruta. La cocción finaliza cuando la fruta se torna cristalina y el almíbar conseguido adquiere una consistencia densa. El tiempo de cocción variará según el tipo de fruta, pero la media es de unos 45 minutos.

    Debe presentar un color vivo, olor y sabor frescos. Tiene que haber cuajado adecuadamente. Para ello es conveniente tomar una serie de precauciones, tales como utilizar frutas sanas y en el punto ideal de madurez, limpiarlas bien de pepitas, huesos, etc. La cocción, debe hacerse en los recipientes más apropiados, los mejores son las cazuelas de hierro de fondo grueso, sobre el que se debe aplicar de forma homogénea un foco de calor muy suave. Es imprescindible remover constantemente la mezcla con una cuchara de madera de mango largo, para evitar que se pegue en el fondo, y mantener la olla destapada durante la cocción. Tan importante como la elaboración es un adecuado proceso de envasado y la conservación del producto en lugares secos, frescos y oscuros.

  • Miel Artesana

    MIEL ARTESANA

    La miel es un producto con unas cualidades extraordinarias.

    Echando la vista atrás para descubrir la historia de la miel, remontándonos al origen, nos damos cuenta que ha acompañado al ser humano desde el principio.

    La historia de la miel se remonta a los primeros pobladores del planeta, que no tardaron en percatarse que el fluido meloso que elaboraban las abejas en sus panales gracias al néctar de las flores, iba ser una ayuda indispensable en un amplio abanico de ocasiones.

    Aunque actualmente resulte difícil creerlo, los hombres y mujeres de la Edad de Piedra expresaron en sus pinturas rupestres el trabajo de recogida de la miel. Se descubrió un dibujo donde un hombre, con una cesta a la espalda, mete la mano en un panal de abejas para extraer la miel. Seguramente muchos de nuestros ancestros sufrirían los efectos de las picaduras de estos insectos, pero eso no les impedía disfrutar de un producto tan dulce y energético.

     

    A pesar de estas primeras pruebas que acreditan su recolección, lo que está claro es que la historia de la miel y su origen, se sitúa en el mismo momento en el que estos insectos y las flores hicieron su aparición en la Tierra.

     

    Estudiando la historia de la miel, vemos que esta ha sido una compañera inseparable del ser humano y lo sigue siendo en nuestros días. Los egipcios le rendían prácticamente pleitesía, ya que consideraban que provenía de las lágrimas del dios Ra. Alimentaban a sus hijos con ella y además la utilizaban como conservante de la carne cuando hacían largos viajes.

    Si los egipcios tuvieron a la miel en un pedestal, no le fueron a la zaga los griegos y los romanos. Los primeros la consideraban una fuente de sabiduría. No obstante creían que era uno de los alimentos de los dioses del Olimpo. Pero no sólo eso. También era un método infalible para que los niños dejaran de llorar. Para ello cogían miel con una esponja y la colocaban en los labios del bebé.

    Mientras, en el Imperio Romano este producto formaba parte de la dieta de las legiones. De hecho estos fornidos guerreros consumían una bebida llamada mulsum elaborada con vino y miel. Algo tendría esta pócima ya que posteriormente los visigodos también fueron unos grandes aficionados a tomarla.

    La Biblia también incluye algunas referencias. En dos de ellas se demuestra que por entonces era un producto que se comercializaba e incluso se exportaba a otros territorios. El profeta Ezequiel señala en su libro que la tierra de Israel intercambiaba con la ciudad de Tiro (en el actual Líbano) productos como trigo, aceite, resina y, por supuesto, miel. Otra de las referencias se produce en el libro del Génesis, donde los hijos de Jacob transportan miel, pistachos y almendras a Egipto.

     

  • Pastas Artesanas

    PASTAS ARTESANAS

    Pensaréis que hacer unas galletas de mantequilla no es para tanto, que se trata simplemente de mezclar harina, azúcar y mantequilla, pero según mi experiencia las proporciones lo son todo y el trato también.

    Varía considerablemente el resultado según utilicemos una cantidad u otra de mantequilla respecto de la harina y hay que tener en cuenta varios “trucos”.

    El resultado final es una galleta crujiente, quebradiza y muy sabrosa. 

    Sólo puedo deciros que la receta es facilísima y que no puede haber excusa para no prepararlas. Así podréis disfrutar en casa de unas galletas caseras de categoría.

    Deliciosas y muy fáciles de hacer, son ideales para merendar, acompañar un café o un té… o para tomar en cualquier momento.

    Os dejo cómo hacer galletas de mantequilla similares a las pastas danesas. Estoy seguro de que si os animáis a prepararlas el resultado os sorprenderá.

    Preparación de la masa de las galletas de mantequilla

    1.        En un bol ponemos la mantequilla a temperatura ambiente cortada en daditos y añadimos el azúcar.
    2.        Mezclamos bien con un tenedor hasta que se forme una crema espesa y el azúcar quede incorporado.
    3.        Añadimos la esencia de vainilla y batimos hasta incorporar.
    4.        Echamos la harina y con la ayuda de una cuchara de madera comenzamos a revolver intentando integrarla con la mantequilla.
    5.        Cuando veamos que la cuchara ya no nos sirve para continuar juntando los ingredientes seguimos con las manos.
    6.        La textura es como de migas pero con las manos iremos compactando la masa hasta conseguir hacer una bola.
    7.        Para hacer el proceso más sencillo he preparado la masa para poder cortarla con cuchillo y no tener que estirarla con un rodillo para usar cortantes.
    8.        Así el trabajo es mucho menor y la apariencia será de una galleta rústica. Cortamos la masa en dos mitades y les damos forma alargada.

    Dar forma a las galletas de mantequilla

    1.        Envolvemos cada parte en un papel film como formando un caramelo.
    2.        Guardamos en la nevera los paquetitos 1 o 2 horas hasta que veamos que la masa está dura.
    3.        Si quisiéramos utilizar cortantes o moldes de galleta retiraríamos la masa de la nevera cuando estuviera más o menos compacta.
    4.        No totalmente dura, y con un rodillo de cocina la estiraríamos y cortaríamos con los cortantes. Si la masa está muy dura es imposible de estirar con el rodillo.

    Horneado y presentación final de las galletas

    1.        Retiramos la masa de la nevera. Retiramos el papel film y con un cuchillo vamos cortando las galletas con un grosor de más o menos ½ centímetro.
    2.        Mientras el horno se calienta a 200º C con calor arriba y abajo guardamos las galletas ya cortadas en la nevera para que vuelvan a endurecerse. Es muy importante para evitar que las galletas se deformen en el horneado.
    3.        Colocamos las galletas en la fuente del horno sobre un papel apto para horno, dejando un poco de espacio entre ellas. Espolvoreamos con azúcar.
    4.        Horneamos (bandeja del medio con calor arriba y abajo) en dos tandas durante 12-14 minutos aproximadamente, los primeros 5 minutos a 200º C, y los últimos 8-10 a 180º C.
    5.        Depende mucho de tu horno, pero fijaros en que comiencen a dorarse por los bordes.
    6.        Dejamos unos minutos en la propia bandeja para que luego sean fáciles de manipular y que no se rompan.
    7.        Retiramos la bandeja del horno y, con mucho cuidado y la ayuda de una espátula, las vamos colocando sobre una rejilla hasta que se enfríen.
    8.        En el momento de salir del horno las galletas están muy blanditas y es muy fácil que se rompan, por eso tenemos que tener especial cuidado al manipularlas.

    Una vez frías se endurecen. Con esta receta os saldrán unas 30 unidades

     

  • Patés Animales

    PATÉS ANIMALES

    En el diccionario de la RAE aparece definido el paté como una “pasta comestible hecha de carne o hígado picado, generalmente de cerdo o aves.” A su vez, en el Pequeño Larousse Gastronomique se dice que es “…una preparación cocida de cocina o de charcutería, caliente o fría.

    En el Antiguo Egipto, los faraones ya se deleitaban con una pasta de hígados machacados, de los patos que migraban en invierno a las zonas de las márgenes del Nilo; cuando, siglos después, llevaron esta costumbre a la región de Francia, allí ya se hacía algo similar a la terrina pero con hígados de ganso. En la Roma Antigua también se hacía un alimento similar con cerdo y otros elementos macerados como las lenguas de ave. Ya en la Edad Media existían muchas recetas de carnes maceradas incluyendo el “manjar blanco” de la época, que consistía en pechugas de pollo machacadas con almendras y especias.

    La técnica de cocción en recipientes de barro también estaba establecida. En Francia, iniciada la agitación popular que condujo a la Revolución Francesa, el inoportuno Marqués (Mariscal) de Contades (1704 - 1795) quiso homenajear a los soberanos Luis XVI y a su esposa María Antonieta; para ello, pidió a su cocinero, Jean Pierre Clause, que con los hígados de algunos de los gansos del criadero de su propiedad, ideara un plato especial para la ocasión.

    A Clause se le ocurrió modificar su acostumbrada receta de hígados de ganso, asados y desmoldados para ofrecerlos en tajadas, por una masa gruesa de pan en la que acomodó los hígados condimentados hasta que quedaran cocidos y, al mismo tiempo, quedara el pan dorado.

    Después de la pronta muerte de su jefe, Clause se asoció con otro cocinero igualmente desempleado, Nicolás Françoise Doven. Se iniciaron en un hotel de Saint Germán, y fue precisamente Doven quien ideó la incorporación de las trufas para perfeccionar el “foie en croúte” y denominarlo “pate en croúte” y untarlo sobre tostadas. En el siglo XIX, Nicolás Appert (1749 - 1841) a instancias de Napoleón inventó un sistema de empacado de alimentos que permite su conservación y que desemboca justamente en la técnica de los enlatados; permite así que el paté comience a venderse bajo este sistema de procesamiento.

  • Patés Vegetales

    PATÉS VEGETALES

    Puede ser muy positivo pasarse de los tradicionales patés comerciales a los patés vegetales artesanos, el aporte nutricional es una de las principales diferencias, nada tiene que ver una crema para untar elaborada con carne picada, hígado y grasa, que otra hecha con aceitunas, setas, pimientos, berenjenas, calabacín, etc. Y no sólo se componen de ingredientes más saludables, sino que además son naturales, no contienen conservantes ni colorantes, y saben a lo que tienen.

    Los patés vegetales son ideales para todos, y los podemos tomar tanto en el desayuno o en la merienda como de aperitivo o en una cena informal. Así que para quienes quieran una crema untable más natural y saludable, en Aragon Gourmet podeis encontrar una selección de patés vegetales que hemos recopilado con motivo de nuestro compromiso con encontrar los productos de cercanía con mas calidad, y que por supuesto, podemos comer y disfrutar cualquier día de la semana.

    En esta selección vais a encontrar patés untables que os pueden gustar para ofrecer como aperitivo en las próximas fiestas navideñas, disfrutar de un tapeo diferente, saludable y muy rico, son un producto que os facilitará la preparación de una buena mesa para que no os robe tiempo de las elaboraciones culinarias más complejas o laboriosas de la Navidad, y creemos que hay variedad para que todos encontréis alguna que sea de vuestro agrado y del de vuestros invitados.

  • Vinos y Licores

    VINOS Y LICORES

    La vid se ha ido extendiendo gracias a sus características adaptativas, ha requerido pocos cambios genéticos para adaptarse a su cultivo a las diferentes zonas, posee unos bajos requerimientos de agua y minerales, crece en tierras donde otros frutales no crecerían, gracias a su capacidad regenerativa permite una recolección intensiva.

    Esta adaptabilidad fue una de las claves de su expansión a lo largo de Europa, así como en la mayoría de los climas templados de la tierra. Uno de los mayores cambios que sufrió la vid fue cuando, en la antigüedad, se convirtió por selección artificial de una variedad "salvaje" a una "domesticada" (hermafrodita), se desconoce en la actualidad las razones de este cambio. Pronto se pudo comprobar que el vino era la suma de un conjunto de factores ambientales: clima, latitud, altura, horas de luz, etc.

    Muchas de las grandes culturas del mediterráneo así como Oriente Próximo reclaman haber inventado ellos mismos el proceso de vinificación atribuyendo su descubrimiento a un héroe local o a una divinidad agraria. Pero el caso es que el comercio y la expansión de algunas culturas e imperios ha hecho que el vino y su cultivo se fuese extendiendo por diversas regiones de la Tierra, adoptando nuevos sabores y aromas. El vino (al igual que otros alimentos básicos) aparece en la cultura cargado de simbolismo. La capacidad adaptativa de la uva a diferentes climas y suelos, su alto rendimiento, es la única fruta que retiene en su interior cantidades de un inusual ácido denominado tartárico que favorece la acción de las levaduras . Se puede decir que en la actualidad la uva es la fruta más recolectada a nivel mundial, siendo el 70% de la misma dedicado a la producción de vino.

     

    Vino D.O. Cariñena

    El vino Cariñena Denominación de Origen es un vino que se produce en la Comarca del Campo de Cariñena, en la Provincia de Zaragoza

    La ubicación de los viñedos, sobre todo los que están a mayor altura, que están en terrenos muy pedregosos, dan unas características únicas a estos vinos de Aragón.

    Por esta razón se autodenomina el Vino de las Piedras. Es además, junto con la de Jerez, la Denominación de Origen más antigua de España en cuanto a vino se refiere (1.933).

    El terreno está compuesto por suelos pedregosos, aluviales, silíceos, con poca sal, sueltos y permeables.

     

    Vino D.O. Campo de Borja

    La D.O. Campo de Borja atesora entre sus vinos auténticas joyas en las que la variedad “Garnacha” alcanza todo su esplendor. Vinos tintos monovarietales que están gozando de un amplio prestigio en todo el mundo por su muy definida personalidad , calidad y complejidad que los convierten en algo único en el mundo.

     

    Vino D.O. Somontano

    La Denominación de Origen Somontano se asienta en la provincia de Huesca, fue creada en 1984,cuenta con una extensión de 4.400 hectareas, cerca de 35 bodegas y 450 viticultores, el clima es de origen continental resguardado por la muralla que ejerce el Pirineo Aragonés, el suelo contiene arenisca y arcilla, asi como piedra caliza y material aluvial. Los vinos de esta D.O. presentan unas características muy peculiares, son de muy buena graduación alcoholica, afrutados y con una acidez muy bien encajada, son muy del gusto actual y con la Garnacha como principal atractivo, las variedades foráneas blancas también se adaptan excepcionalmente al terreno

     

    Vino D.O. Calatayud

    La Denominación de Origen Calatayud se asienta en la provincia de Zaragoza, se instauró en 1990, con una extensión de 8.000 hectareas de viñedo y unos 1.050 viticultores, sus viñedos gozan de una altitud media entre 550-800 metros, la textura de sus suelos están compuestos por gravas, pizarras rojas, pizarras grises y margas y su clima se caracteriza por la continentalidad de la zona. Los vinos de esta D.O. se centran en la variedad tinta Garnacha y sus tintos opulentos, carnosos, llenos de fruta y calidez, cabe destacar la mención “Calatayud superior”, donde encontraremos vinos únicos procedentes de viñedos de mas de 50 años de vida, y que mínimo deberán llevar un 85% de la variedad Garnacha en su composición varietal.

Mostrando 1 - 8 de 8 Productos
  • Oregano procedente de Sicilia (Italia) Perfume intenso y único debido al particular aire salino Para condimentar pizzas, capreses, carnes o pescados Presentado en bote de cristal    Precio Unidad

    3,00 €
  • PATÉ DE SETAS Ingredientes: Setas, Cebolla, Aceite de virgen extra, pan rallado, sal y especias. El paté de Setas tiene como base la Pleurotus Ostreatus que es una seta suave, conseguimos acentuar su sabor con el aceite de oliva y las especias que hacen recordar un sabor a monte, no es picante. Peso Neto: 115gr. / Caducidad: 2 años. Sin aditivos ni conservantes Conservar en lugar fresco despues de abrirlo     Precio Unidad

    3,50 €
  • PATÉ ARTESANO DE MORCILLA CON PIÑONES Ingredientes: Tocino de cerdo, arroz, cebolla, almidón de maiz, sangre de cerdo, especias, sal, piñones, dextrosa, E-451i, E-621 Información Nutricional (Sobre 100 g): Valor energético: 1325 Kj / 320 Kcal, Grasas: 28 g, de los culaes saturadas: 11 g, Hidratos de carbono: 11 g, de los cuales azúcares: 1,8 g, Proteinas: 5,3 g, Sal: 1,6 g. Peso Neto: 120gr. Sin aditivos ni conservantes, sin gluten, libre de alergenos Conservar en lugar fresco después de abrirlo     Precio Unidad

    3,55 €
  • MIEL TOMILLO DEL PREPIRINEO Bote de cristal 500gr Miel de Origen Aragón, España Miel de Tomillo de la última cosecha. La miel cremada al no haber sido sometida a ningún proceso termico conserva intactas todas las cualidades de la Miel. A las propiedades antisepticas de la Miel se unen las del Tomillo. Recomendable en casos de bronquitis y resfriados. Estimula las funciones digestivas y combate el agotamiento físico y mental.     Precio Unidad

    5,20 €
  • CABEZADA DE LOMO DE CERDO AL VACÍO Peso aprox: 430gr. Embutido artesanal elaborado bajo el sello de Artesanía alimentaria de Aragón Producto típico de Aragón Elaborado con carne de Cerdo de I Categoría     Precio Unidad

    7,95 €
  • COSTILLA DE CERDO EN ACEITEFormatos 0,5 / 1 / 3kg. Conserva artesanal elaborada bajo el sello de Artesanía alimentaria de Aragón Producto típico de Aragón  Se puede consumir en frío o caliente     Precio Unidad

    8,75 €
  • Vino Lagar d´Amprius tintoD.O./Zona: Bajo Aragon, Comarca del Matarraña Tipo de Vino: Tinto Variedad: 65% Syrah y 35% Garnacha Grado de alcohol: 14% Vol. Temperatura servicio: 14 ºC Elaboración: Las cepas Syrah de 6 años y de 5 años la Garnacha son especialmente cuidadas para que se obtenga de ellas un fruto de excelente calidad. Limitación extrema de producción de 1,5 kg/cepa. La vendimia se realiza siempre por la noche, buscando recoger la uva a la temperatura mas baja posible. Tras el embotellado, el vino reposo en botella durante 12 meses antes de salir al mercado. Es un vino que presenta una evolución positiva en la botella por lo menos durante 4 años. Nota de Cata: Vino tinto color rojo carmesí de capa...

    10,95 €
  • Aceite Virgen Extra ArbequinaGarrafa 5l. El Fuelle Arbequina es un gran aceite de oliva virgen extra, obtenido únicamente a partir de aceitunas recogidas en su momento óptimo de maduración. Esta gama de aceites se compone de aceites monovarietales de la variedad arbequina, aceituna cuyo origen se sitúa en el nordeste de España. Tiene un color verde amarillento y un aroma muy fresco, frutado verde, con toques de manzana y almendra.       Precio Unidad

    27,90 €
Mostrando 1 - 8 de 8 Productos

PRODUCTOS GOURMET

Gourmet es un concepto gastronómico asociado a la alta cocina y a la cultura del buen comer. La palabra, como tal, es una voz francesa que deriva de gourmand, que significa ‘amor por el buen comer’, que, a su vez, proviene de goût, ‘gusto’, ‘sabor’.

Antiguamente, gourmet se refería específicamente a un gastrónomo, es decir, una persona con elevados conocimientos en el arte culinario, de gusto delicado y paladar exquisito, educada en la gastronomía más refinada, y con una capacidad singular para catar y distinguir sabores, texturas, fineza y calidad en alimentos y bebidas.

Hoy en día, no obstante, gourmet es un término que se ha ampliado para referirse de manera genérica a lo más exquisito, de más alta calidad y sofisticación, de la gastronomía, así como a aquella persona que es aficionada a los placeres de la mesa.

Asimismo, actualmente el concepto de lo gourmet también hace referencia a un estilo de vida, asociado principalmente al gusto por la cocina más sofisticada, pero que también abarca intereses artísticos y culturales de elevado perfil.

Lo gourmet es básicamente un concepto culinario. En este sentido, para calificar a un plato como gourmet deben considerarse aspectos como los ingredientes empleados (siempre de la más alta calidad y frescura), la manera en que se combinan y armonizan en el paladar, su preparación (cuidando sus cualidades organolépticas) y una presentación elegante, decorada, aromática y colorida.

Los platos gourmet también se caracterizan por la rareza y calidad de los productos como, por ejemplo, uno de los platos considerados gourmet son los que contienen Orégano de Sicilia o Azafrán del Jiloca.

 

Productos gourmet

Los productos gourmet son por lo general alimentos o bebidas de elevada calidad, elaborados bajo altos estándares de producción, con ingredientes exóticos o de elaboración artesanal, y considerados en el mercado como productos premium.

Los alimentos gourmet hoy en día comprenden una vasta variedad que va desde embutidos, jamones, quesos, pasando por carnes, mariscos, salsas, mermeladas, semillas, granos y chocolates. Entre las bebidas, se ha popularizado el concepto gourmet en cafés, vinos y licores.

 

En Aragon Gourmet ofrecemos muchas delicatesen dignas del mejor gourmet.