Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.Para más información pulse aqui. aceptar

Productos Gourmet>Mermeladas

¡Lo más vendido!

Mermeladas Hay 9 productos.

Mostrando 1 - 9 de 9 Productos
  • MERMELADA DE KIWI  Ingredientes: Kiwi, azúcar, agua y gelificante (pectina) Peso Neto: 290g Cantidad de Fruta: 68% Sin conservantes ni colorantes Sin gluten, sin frutos secos, sin lácteos

    4,15 €
  • MERMELADA DE TOMATE Ingredientes: Tomate, azúcar, agua y gelificante (pectina) Peso Neto: 290g Cantidad de Fruta: 70% Sin conservantes ni colorantes Sin gluten, sin frutos secos, sin lácteos

    3,95 €
  • MERMELADA DE CEREZA Ingredientes: Cereza, azúcar, agua y gelificante (pectina) Peso Neto: 290g Cantidad de Fruta: 68% Sin conservantes ni colorantes Sin gluten, sin frutos secos, sin lácteos

    4,55 €
  • MERMELADA DE HIGOS Ingredientes: Higos, azúcar, agua y gelificante (pectina) Peso Neto: 290g Cantidad de Fruta: 65% Sin conservantes ni colorantes Sin gluten, sin frutos secos, sin lácteos

    3,95 €
  • MERMELADA DE MORA Ingredientes: Moras, azúcar, agua y gelificante (pectina) Peso Neto: 290g Cantidad de Fruta: 75% Sin conservantes ni colorantes Sin gluten, sin frutos secos, sin lácteos

    4,15 €
  • MERMELADA DE CIRUELA Ingredientes: Ciruelas, azúcar, agua y gelificante (pectina) Peso Neto: 290g Cantidad de Fruta: 58% Sin conservantes ni colorantes Sin gluten, sin frutos secos, sin lácteos

    3,95 €
  • MERMELADA DE FRESA  Ingredientes: Fresas, azúcar, agua y gelificante (pectina) Peso Neto: 290g Cantidad de Fruta: 69% Sin conservantes ni colorantes Sin gluten, sin frutos secos, sin lácteos

    3,95 €
  • MERMELADA DE VINO  Ingredientes: Vino, azúcar y gelificante (pectina) Peso Neto: 290g Cantidad de Fruta: 89% Sin conservantes ni colorantes Sin gluten, sin frutos secos, sin lácteos

    4,55 €
  • MERMELADA DE MELOCOTON Ingredientes: Melocotón, azúcar, agua y gelificante (pectina) Peso Neto: 290g Cantidad de Fruta: 62% Sin conservantes ni colorantes Sin gluten, sin frutos secos, sin lácteos

    3,95 €
    Añadir al carrito
Mostrando 1 - 9 de 9 Productos

MERMELADAS

No se puede hablar sobre la mermelada sin hacer especial mención a uno de los métodos más antiguos que se conocen hoy día para conservar alimentos que en el caso de las frutas consistió en mezclarlas con miel. Este proceso fue desarrollado por los Romanos a través del cual consiguieron elaborar una sustancia similar a la mermelada básicamente se trataba de añadir a la fruta un peso equivalente en miel y cocinarla hasta obtener la consistencia deseada.

Posteriormente los árabes introdujeron el uso del azúcar en Europa. Al igual que los romanos, incorporaban a la fruta su mismo peso en azúcar y luego llevaban a cabo el cocinado hasta que la densidad fuese la adecuada. Tal fue el éxito este alimento que las mermeladas ya son mencionadas en libros de cocina en la antigua Roma.

Existen mermeladas de prácticamente todos los tipos de frutas: frambuesas, cereza, naranja, frutas del bosque, ciruelas, higos, fresas y un sinfín de frutas más. Aunque la fruta es el componente básico, algunas mermeladas también se pueden elaborar con hortalizas, como el tomate y la zanahoria, o vino.

 

La mermelada hecha de fruta, en la que la pulpa se cuece con azúcar o miel.

Su preparación mas simple se hace con frutas troceadas y trituradas, para después agregarles un peso igual o mayor de azúcar. Antes de cocerlas, las frutas se mantienen 12 horas en maceración con el azúcar a fin de que suelten sus jugos.

Después de la cocción, en la que además del azúcar se pueden añadir ácidos y pectinas, la fruta queda reducida a una especie de puré, que en algunos casos puede contener pequeños trozos visibles de fruta. La cocción finaliza cuando la fruta se torna cristalina y el almíbar conseguido adquiere una consistencia densa. El tiempo de cocción variará según el tipo de fruta, pero la media es de unos 45 minutos.

Debe presentar un color vivo, olor y sabor frescos. Tiene que haber cuajado adecuadamente. Para ello es conveniente tomar una serie de precauciones, tales como utilizar frutas sanas y en el punto ideal de madurez, limpiarlas bien de pepitas, huesos, etc. La cocción, debe hacerse en los recipientes más apropiados, los mejores son las cazuelas de hierro de fondo grueso, sobre el que se debe aplicar de forma homogénea un foco de calor muy suave. Es imprescindible remover constantemente la mezcla con una cuchara de madera de mango largo, para evitar que se pegue en el fondo, y mantener la olla destapada durante la cocción. Tan importante como la elaboración es un adecuado proceso de envasado y la conservación del producto en lugares secos, frescos y oscuros.