Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.Para más información pulse aqui. aceptar

Artesanía

¡Lo más vendido!

Artesanía  Hay 20 productos.

Mostrando 1 - 12 de 20 Productos
Mostrando 1 - 12 de 20 Productos

Artesanía

Como introducción hay que comenzar señalando que Aragón es una de las pocas comunidades autónomas que dispone de una completa y propia Ley de Artesanía, lo que le ha permitido conservar no pocas actividades en extinción, al tiempo que ha potenciado la actualización de muchas de ellas, aprovechando, en gran parte, el legado artesanal tradicional.

Teruel destaca singularmente por sus manifestaciones artesanas, a tal punto, que fue declarada Provincia Piloto de Artesanía.

En términos amplios, hay que destacar que la artesanía en Aragón está estrechamente relacionada con el mundo mudéjar y todavía hoy prevalecen los gustos y directrices de aquella época. Son centros alfareros importantes: Alhama de Aragón, Ateca, Calanda, Naval, Bandaliés y Sigena. Destacan por sus cerámicas, Capella, Fraga, Magallón, Mora de Rubielos y Muel. Y de estas hablaremos a continuación, pues de entre todas las variantes artesanales, la más viva actualmente en Aragón es, claramente, la cerámica.

Cerámica

Aragón destaca en el ámbito peninsular por dos especialidades mudéjares: las torres y la cerámica. Teruel continúa siendo mudéjar por herencia y apego natural al estilo, también en cerámica. La ciudad fue durante los siglos XIII y XIV, un centro especializado en la elaboración de azulejos, placas, columnitas y escudillas, destinadas a la decoración de las torres. El material empleado es una pasta ferruginosa, muy rojiza, barnizada de blanco, sobre la que destacan los morados puros y los verdes brillantes. La artesanía de la ciudad de Teruel mantiene, entonces, todo su prestigio al haber recuperado las técnicas y el espíritu que motivaron la creación de su cerámica en los siglos XIII y XIV.

La artesanía turolense está reflejada en el magnífico artesanado de su Catedral, del siglo XII. Han persistido a través del tiempo los ceramistas de tanta fama desde la época de los árabes, y en menor escala, el trabajo del hierro. Pero la cerámica turolense, en particular, destaca por su excelente calidad.

Otras Artesanías

Después de la cerámica, la forja de hierro ha sido una de las artesanías con más predicamento en Aragón. Actualmente, sin embargo, ha quedado reducida a algunas fraguas de la provincia de Teruel, donde todavía se hacen esmerados trabajos con antiguas técnicas, especialmente en Rubielos de Mora y Cantavieja. Esta industria en tiempos pasados fue singular, tanto en la zona del Maestrazgo como en la sierra de Albarracín, llegando a crear conjuntos monumentales en las rejas que tanta prestancia dan a las fachadas de casas solariegas. También es posible encontrar artesanía de este tipo en algunos lugares del Pirineo, como Jaca, Hecho, etcétera.

La artesanía del esparto, extendida por todo Aragón, ha sido recuperada en La Cuba, Maestrazgo, donde el Centro de Interpretación de la Artesanía tiene como objetivo recordar a los visitantes lo importante que fue para muchas de las familias de la comarca, el aprovechamiento de sus propios recursos elaborando utensilios artesanos hechos con esparto.

El Origami


El Origami es un arte de realizar elementos con papel sin realizar cortes, la consistencia de las figuras se da por los propios pliegues que realiza el artesano, en la sección dedicada en AragonGourmet disponemos de diferentes trabajos realizado por artesanos de Monreal del Campo, con un esmero extraordinario y una paciencia infinita nos regalan con su arte una serie de pendientes, colgantes, cuadros decorados con las figuras de origami, etc.

Joyeria con Azafrán del Jiloca

Las piezas de joyería con azafran son artesanales, creadas con las mismas técnicas rudimentarias prehispánicas empleadas antes de la invasión española, que han aprendido de maestros orfebres mexicanos, aplicando desde la cera perdida a la propulsión manual, el cincelado y la fundición mezclando plata, bronce, latón y alpaca.

Ritamarindo le ha llevado varios años aprendier estas técnicas, experimentando, convirtiendo sus piezas de joyería en objetos que evocan los conceptos de sus respectivas tierras de nacimiento. En México introducen piedras naturales que ellos mismos buscan en minas, y en España han empezado a hacer resinas con azafrán atrapado en su interior, como un elemento muy característico del Jiloca.