Pastas Artesanas

PASTAS ARTESANAS

Pensaréis que hacer unas galletas de mantequilla no es para tanto, que se trata simplemente de mezclar harina, azúcar y mantequilla, pero según mi experiencia las proporciones lo son todo y el trato también.

Varía considerablemente el resultado según utilicemos una cantidad u otra de mantequilla respecto de la harina y hay que tener en cuenta varios “trucos”.

 

PASTAS ARTESANAS

Pensaréis que hacer unas galletas de mantequilla no es para tanto, que se trata simplemente de mezclar harina, azúcar y mantequilla, pero según mi experiencia las proporciones lo son todo y el trato también.

Varía considerablemente el resultado según utilicemos una cantidad u otra de mantequilla respecto de la harina y hay que tener en cuenta varios “trucos”.

El resultado final es una galleta crujiente, quebradiza y muy sabrosa. 

Sólo puedo deciros que la receta es facilísima y que no puede haber excusa para no prepararlas. Así podréis disfrutar en casa de unas galletas caseras de categoría.

Deliciosas y muy fáciles de hacer, son ideales para merendar, acompañar un café o un té… o para tomar en cualquier momento.

Os dejo cómo hacer galletas de mantequilla similares a las pastas danesas. Estoy seguro de que si os animáis a prepararlas el resultado os sorprenderá.

Preparación de la masa de las galletas de mantequilla

  • En un bol ponemos la mantequilla a temperatura ambiente cortada en daditos y añadimos el azúcar.
  • Mezclamos bien con un tenedor hasta que se forme una crema espesa y el azúcar quede incorporado.
  • Añadimos la esencia de vainilla y batimos hasta incorporar.
  • Echamos la harina y con la ayuda de una cuchara de madera comenzamos a revolver intentando integrarla con la mantequilla.
  • Cuando veamos que la cuchara ya no nos sirve para continuar juntando los ingredientes seguimos con las manos.
  • La textura es como de migas pero con las manos iremos compactando la masa hasta conseguir hacer una bola.
  • Para hacer el proceso más sencillo he preparado la masa para poder cortarla con cuchillo y no tener que estirarla con un rodillo para usar cortantes.
  • Así el trabajo es mucho menor y la apariencia será de una galleta rústica. Cortamos la masa en dos mitades y les damos forma alargada.
  • Dar forma a las galletas de mantequilla
  • Envolvemos cada parte en un papel film como formando un caramelo.
  • Guardamos en la nevera los paquetitos 1 o 2 horas hasta que veamos que la masa está dura.

Si quisiéramos utilizar cortantes o moldes de galleta retiraríamos la masa de la nevera cuando estuviera más o menos compacta.

  • No totalmente dura, y con un rodillo de cocina la estiraríamos y cortaríamos con los cortantes. Si la masa está muy dura es imposible de estirar con el rodillo.
  • Horneado y presentación final de las galletas
  • Retiramos la masa de la nevera. Retiramos el papel film y con un cuchillo vamos cortando las galletas con un grosor de más o menos ½ centímetro.
  •  Mientras el horno se calienta a 200º C con calor arriba y abajo guardamos las galletas ya cortadas en la nevera para que vuelvan a endurecerse. Es muy importante para evitar que las galletas se deformen en el horneado.
  •  Colocamos las galletas en la fuente del horno sobre un papel apto para horno, dejando un poco de espacio entre ellas. Espolvoreamos con azúcar.
  • Horneamos (bandeja del medio con calor arriba y abajo) en dos tandas durante 12-14 minutos aproximadamente, los primeros 5 minutos a 200º C, y los últimos 8-10 a 180º C.
  • Depende mucho de tu horno, pero fijaros en que comiencen a dorarse por los bordes.
  • Dejamos unos minutos en la propia bandeja para que luego sean fáciles de manipular y que no se rompan.
  • Retiramos la bandeja del horno y, con mucho cuidado y la ayuda de una espátula, las vamos colocando sobre una rejilla hasta que se enfríen.
  • En el momento de salir del horno las galletas están muy blanditas y es muy fácil que se rompan, por eso tenemos que tener especial cuidado al manipularlas.

Una vez frías se endurecen. Con esta receta os saldrán unas 30 unidades