Jamón

COMPRAR JAMÓN

Este alimento se obtiene a partir de la salazón y el secado al aire de las patas del cerdo. Y las características climáticas hacen de nuestro territorio un lugar ideal para esa curación natural, procurando que se desarrollen todos los sabores y aromas de la carne. 

COMPRAR JAMÓN DE TERUEL

En el mes de septiembre, se celebra la fiesta de uno de los productos más típicos de España: el jamón. Este alimento se obtiene a partir de la salazón y el secado al aire de las patas del cerdo. Y las características climáticas hacen de nuestro territorio un lugar ideal para esa curación natural, procurando que se desarrollen todos los sabores y aromas de la carne. 

La vitola de calidad garantiza que los perniles proceden de cerdos de especies seleccionadas, nacidos, criados, sacrificados y curados en la provincia de Teruel, y que a lo largo de todo el proceso de elaboración se han cumplido una exhaustiva lista de exigencias.

Se identifican, para empezar, las razas de los animales. Proceden de cruce de Duroc en la línea paterna y Landrace o Large White en la línea materna. En los cebaderos se identifican por una marca indeleble en la oreja, en la que figura el código de la explotación de la que proceden. Allí se alimentan principalmente con cereales cultivados en la provincia.

El sacrificio se realiza en mataderos inscritos en la zona de producción. Pero antes de morir debe asegurarse que los animales no han sido medicados durante los 15 días anteriores. Han de tener al menos 8 meses de edad, con un peso mínimo entre 115 y 130 kilos. Los machos han de estar castrados antes de su entrada al cebadero y las hembras no deben estar en celo al ser sacrificadas. Una vez en el matadero, los cerdos permanecen allí un mínimo de 12 horas. Durante este tiempo no deben ser alimentados y se les da únicamente agua azucarada. Con ello se asegura el nivel idóneo de azúcares en los músculos y ayuda a eliminar las consecuencias del agotamiento del transporte.

Una vez despiezado el animal, la siguiente fase es la de salazón y lavado. Primero se incorporan las sales a la masa muscular para favorecer la deshidratación. Luego se lava la pieza para eliminar la sal adherida. Comienza entonces un período de asentamiento en cámaras de frío de un mínimo de 60 días para los jamones y 30 para las paletas. Allí se encuentran a una temperatura de 3 a 6 grados, con una humedad relativa igual o mayor al 70%. La sal se difunde al interior de la pieza, eliminándose el agua lenta y paulatinamente.

La más destacada de las características de un jamón o paleta de Denominación de Origen pasa por el siguiente paso: la curación y maduración de la pieza. En esta fase se producen las reacciones bioquímicas que dan el sabor y aroma característico. En un período con una duración mínima de 14 meses para los jamones y 9 para las paletas, se exponen a unas características climáticas excelentes para el envejecimiento del producto, propias del clima seco y frío de la provincia. Configura el principal elemento diferenciador de los jamones. En los secaderos naturales se conjuga la tradición artesanal con los métodos de control y elaboración más modernos. Los requisitos de la Denominación de Origen los sitúan al menos a 800 metros sobre el nivel del mar.